Uno de mis relatos como escort.

Conque me acabo el café y me marcho. Solamente hasta la tarde. Nuestro reposo en Cleopatra Scorts.

Una vez en el hotel, espero, a lo largo de una media hora, en la habitación. Al fin semeja que la puerta se abre. Entra un hombre alto, delgado, con barba. Unos treinta y pocos. Con el anillo en el dedo.

Era un cliente de Cleopatra Scorts. Se me acerca y me coge de la mano, ni me pregunta el nombre, un simple hola le basta. Y de esta manera, sin más ni más, me acerca a él y me aprieta las tetas. Las estruja y toquetea, me desabrocha la camisa y prosigue con ellas. Una de sus manos se mueve por debajo mi falda y sus dedos recorren el interior de mi coño. Me lo acaricia y suavemente, me mete los dedos. Busca señales de lo caliente que me pone, y gimo. Me hace gemir, me muerdo el labio y lo miro fijamente. Mi mano lleva ya un rato dentro de su pantalón, buscando y recorriendo su pene. Lo tiene húmedo, muy duro.

Me sujeta de la cabeza y hace que me arrodille delante de el. Le quito toda la ropa posible que me impide llegar a su polla. Agarro con las dos manos su enorme polla y me la meto en toda la boca. Con mi lengua la recorro entera, desde lo huevos a la punta. Cuando la tengo en la boca la chupo, deseosa, con ganas de más. Mi lengua juega con su polla, y la pone más dura todavía. Sus manos tiene agarrada mi cabeza, apretándome contra él y haciendo que me la trague hasta el fondo. Estamos de esta manera un rato, el cogiéndome y mamándosela.

De súbito me tira encima la cama, de espaldas a él. Me coge del trasero y me la mete. Me folla. Comienza a follarme el coño muy con fuerza. Y poco a poco más rato. Miro adelante y me veo reflejada en el espejo. Estoy a 4 patas, con un ignoto penetrándome. Mis pechos se tambalean y gimo.

anal-escortSus dedos comienzan a juguetear con mi ano, miro su reflejo y su cara lo delata. Desea darme por el culo. Sin ni tan siquiera informar, saca su dura polla de mi coño y me la mete por mi prieto trasero. Noto como su polla me parte en 2, se abre paso por mi trasero. Entra y sale de el, primero lento, mas aumenta la velocidad. Grito. Grito mucho, y me sujeta del pelo, haciendo que levante la cabeza y pueda verme gemir por el espejo.

Cuando se ha fatigado de mi trasero, me da la vuelta y me pone de rodillas en al cama. Vuelve a metérmela en la boca, y se la vuelvo a chupetear desesperadamente. Noto mi saliva deslizarse por su pene. Y, cuando semeja que se iba a correr en mi boca, me empuja y caigo tumbada en cama, y él de rodillas encima mío. Prosigue cogiéndosela y masturbándose. Explota. Se corre encima mío, su semen cae por mis tetas, mi vientre, mi cara. Estoy llena de él. Se aproxima a mi y vuelve a metérmela en la boca. Hace que me coma todo el semen que le ha quedado en la polla.

Y, igual que ha venido, se levanta, se viste. Me mira, me deja el sobre sobre la mesa, me da las gracias, y se marcha. No si antes llevarse mis bragas mojadas y con olor a mi coño.

Al menos me ha dado las gracias. El hombre me ha dejado ahí tirada, llena de semen, y con el trasero dolorido. Mas ya he aprendido y pasado por muchos de estos. Relato de una escort

Con lo que me ducho, cojo el sobre y me marcho a casa. Espero poder atender a más clientes del servicio esta semana.

Deja un comentario

*