¿Cómo dar un masaje erótico a tu pareja?

El fin de un masaje erótico es explorar el cuerpo de nuestra pareja para ir descubriendo las necesidades, los gustos y los puntos de placer, siendo una herramienta idónea para gozar en un entorno relajado y realmente agradable. Intimando y sintiendo esa confianza mutua entre ambos cuerpos es como se va a ir incrementando poco a poco la excitación.

Puedo ofrecerte una serie de consejos que considero esenciales para efectuar el masaje erótico, aunque si lo prefieres, en internet se anuncian un montón de chicas eróticas o también conocidas como chicas A1.

Los masajes eróticos tienen como finalidad consolidar los lazos de pareja, por lo que se debe crear una atmóssfera de compresión, amor y relajación. Por consiguiente, el componente ambiental más esencial eres tú. Concéntrate todo lo que puedas en tu pareja a fin de que se centre en ti y tu tacto.

Debes implicar a todos y cada uno de los sentidos: ten en cuenta todos los factores para crear una experiencia imborrable, no solo se trata de tocar, sino que también es esencial la temperatura, el sonido, la fragancia y también la iluminación. Un gran inicio para esta experiencia es encender una vela aromatizada especial para masaje; esto va a ser un anticipo a lo que va a ser lo erótico de este momento, agregando emoción y excitación.

Transforma el masaje en algo personal y también intimo: Si bien todo el mundo goza de un masaje, cada persona tiene unos gustos o sensaciones concretos. La esencia de la “química” en pareja entre ambos es la interacción única de sus personalidades individuales. En consecuencia, debes escoger las sensaciones que se amolden a tu pareja y el estado anímico que más le guste en torno a este acto erótico. Puedes jugar con:

– Aceites de efecto calor para elevar la temperatura del tacto.

– El enfriamiento posterior va a despertar los sentidos y fomentar una sensación de bienestar.

Ya puede empezar a dar el masaje, trabajando de cabeza a los pies:

Sumerja los dedos en un aceite de masaje con un efecto de calor y poquito a poco realice un masaje trazando un recorrido desde la línea del pelo; masajeando el cuello con movimientos más intensos y longitudinales desde la base de la cabeza a la parte de arriba de los hombros.

Ahora, aplica unos masajes suavísimos en torno a los lóbulos de las orejas, en el interior de las piernas para alegrar los sentidos o en el interior de las muñecas para calentar los puntos del pulso.

En la espalda, justo en la zona de la columna vertebral, un aceite de masaje caliente puede servirnos como opción para dar unos masajes en esta zona. Así puedes continuar a través de la zona baja de la espalda, siguiendo el camino por los glúteos y luego por las piernas. Terminarás tu camino en los pies. 

Conforme avances en tu masaje, imagina lo que siente tu pareja manteniéndose en contacto progresivo conforme exploras su cuerpo. Tómate tu tiempo y cambia tus técnicas de masaje para efectuar un masaje más profundo y placentero. De esta forma la excitación ira incrementando hasta límites inesperados.

De esta forma podéis dejaros llevar por vuestra imaginación y fantasías, os llevará a instantes de placer jamás antes experimentados.

Deja un comentario

*