El arte del cunnilingus

Los genitales femeninos son igual de maravillosos como complejos, es por ello que puede ser común entre las parejas sexuales de las mujeres el encontrarse con personas que desconocen cómo funciona la estimulación de su placer, llegando incluso a que muchas mujeres terminen aburriéndose de esa práctica y la eviten ¡Y es que un mal sexo oral puede cortarnos todo el rollo! Es por esto que es fundamental no empezar a practicar un cunnilingus a la aventura sin antes no saber unas cuantas nociones básicas; ya que a veces incluso podemos hacer daño si no se trata con delicadeza.

1º tip: cultivando la paciencia tortura 

Los hombres tienen una erección en cuestión de segundos, por lo que la excitación es rapidísima al igual que la bajada de la misma al correrse cae en picado. Sin embargo, debemos comprender que las mujeres tenemos un funcionamiento contrario en muchos aspectos, porque en temas de excitación no se nos puede tratar como si funcionásemos igual que un hombre; necesitamos tiempo (preliminares) para llegar a ese punto de comparación comparable al que tiene el hombre en ese momento sexual ¡No vayamos a saco, puede doler si no estamos bien lubricadas y excitadas!

El pubis es una zona muy erógena pero no es la única. Debemos empezar calentando a la mujer con besos en el cuello (nos ponen de punta), cosquillas por la espalda, deslizando cariñosamente la mano por el cuerpo mediante caricias, dando pequeños mordisquitos en nuestros pezones…¿y los pies? Son zonas erógenas muy sensuales que están conectadas con todo nuestro sistema nervioso, por lo que experimentar con ellos puede ser muy placentero y no es cosa sólo de fetichistas (una lengua juguetona en el pie me pone a mil 😉 ).

Un truco para conseguir ponernos muy cachondas es premeditar el recorrido de nuestras caricias y nuestra boca. De esta forma tomaremos el centro de nuestra atención en el pubis y empezaremos a estimular las zonas más alejadas a él, por lo que estimularemos su cuerpo de manera progresiva, de los pechos pasamos a la barriga, a la cara interior del muslo… y tardaremos en llegar a ese punto tan esperado por ella ¡No cedas si te suplica más placer! Para las chicas o chicos impacientes lo mejor es atarles pies y manos; se retorcerán y experimentarán la corrida más fuerte de sus vidas.

Gif de un buen cunnilingus

2º tip: ¡Que empiece la acción!

Tenemos a nuestra chica suplicando una buena penetración o lamida, y es que con todo su cuerpo erizado no puede esperar más y sabe que no te quedan más lugares de ella por chupar o mordisquear. Este es el punto perfecto para dispararla, pero el punto más crítico donde nosotros también podemos estar demasiado excitados como para poder cagarla al precipitarnos en el último momento ¡No! Con tu mano y tu boca debes empezar delicadamente a acariciar sus labios menores, dar pequeños besitos por todo lo largo y ancho de ese lugar que ansías penetrar, explora la entrada de su vagina con un dedo juguetón y roza con la puntita de su lengua el clítoris como si no lo hubieses pretendido…empezarán los gemidos. 

Si no eres muy experimentado en esta técnica y necesitas comprobar si la tienes lo suficientemente excitada, podrás notar que su clítoris se hincha y todos sus alrededores enrojecen al esperar con ansía que la follen. Pero no te equivoques, lo más importante de un cunnilingus es la delicadeza, ser agresivo es el error más común que se comete (y nosotros no queremos ser comunes en el sexo ;)).

El clítoris es para la mujer su zona más sensible y lo llaman el punto “C”, por lo que fuera pensamientos o creencias de que el puntos “G” femenino se encuentra ahí.

Podemos decir que la vía más acelerada para que la mujer se corra es el clítoris, por lo que debemos preguntarnos que queremos ¿Qué se corra rápido o que se corra de una manera descomunal y recuerde ese polvazo para siempre? Yo soy más de sesiones de sexo salvajes, por lo que nunca me quedo si mi mamada o sin forzarle a que se trague los jugos de mi coño. 

Tips cunnilingus

3º tip: la vagina también es nuestra

Cunnilingus no es sinónimo de chupar un clítoris erizado, sino que se trata de un conjunto de estimulaciones entre las que se encuentra la vagina, que podemos estimular cómodamente con nuestra mano mientras la boca hace el resto un poco más arriba. 

La entrada a la vagina estará muy húmeda gracias a lo mucho que la hemos excitado, por lo que nuestros dedos entrarán con facilidad sorprendiendo a nuestra chica con contracciones vaginales que los reciben. Empezaremos con un dedo, conforme ella vaya dilatando para recibirte puedes aumentar a dos dedos, y así puedes continuar hasta que lo que ella desee; ya que podemos encontrarnos con mujeres muy sutiles que disfrutan más con un dedo o con mujeres que se corren de solo pensar que con el puño entero les vas a penetrar la vagina de forma animal.

Este mecanismo de estimulación vaginal, el cunnilingus, debe ser paralelo a nuestra función principal, que es la de lamer nuestro coñito cuál helado apunto de derretirse. Sin embargo, aporta bastante placer intercambiar de vez en cuando nuestro papel con las manos y nuestro papel con la boca, por lo que en ocasiones podemos acariciar en círculos el clítoris con la yema del dedo mientras chupamos el agujero de la vagina lleno de fluidos sexuales ¡Nunca caigas en la monotonía, sorpréndela!

4º tip: Hagámosla correrse

Siguiendo con el concepto de la sorpresa en el cunnilingus, debemos huir igualmente de la monotonía del proceso en cuanto a tipos de movimientos con la lengua se refiere. Podemos ir cambiando los movimientos con la lengua en torno al clítoris, y si ella gime o se retuerce sabremos que debemos repetir lo que acabamos de hacer porque la está excitando mucho; y nuestro objetivo es hacer que se corra como nunca antes lo hizo.

Los movimientos con la lengua pueden ser en círculos, pueden variar de menos a más presión y de menos a más velocidad. Es en este aspecto donde la experiencia con cada chica hace al maestro del cunnilingus, que debe leer entre líneas (sus gemidos y movimientos) para saber qué es lo que a ella le hace retorcerse de placer. Podrás notar que está cerca al orgasmo cuando arquea la espalda para que te hundas más en ella, cuando agita cada vez más la respiración pudiendo empezar a pedirte que la empotres, cuando empieza a tener espasmos musculares que llaman a tu verga desesperadamente o cuando pies y piernas se le descontrolan del frenesí por el que la estás llevando.

Bajo mi experiencia, uno de los movimientos del cunnilingus que más me gusta es el que llamo “la lamida de gato”, y consiste en presionar con la lengua todo el recorrido de mi coño desde la entrada de la vagina (lubricando la lengua con sus fluidos entremezclados de saliva) hasta la zona alta donde la espera el clítoris. 

Si os habéis informado con anterioridad sobre cómo dar placer a la mujer, quizás hayáis escuchado la técnica del abecedario en el cunnilingus, por la que se intentan dibujar con la lengua todas sus letras. Mi opinión es que podéis probarla por que la primera vez que probéis a una mujer no sabéis que apetitos tiene y le podría gustar, pero si alguna vez me vas a follar a mi olvídate de eso y cómemelo todo hasta que me corra del gusto (cada mujer es un mundo XD). 

5º tip: aprende sus tipos de orgasmo

Hay variaciones entre cada mujer, y eso, en La Perla Negra lo saben muy bien, por lo que algunas sólo pueden llegar al clímax con un solo tipo de orgasmo si no han sabido explotar diferentes medios de correrse. Podemos encontrarnos mujeres que se corren con orgasmo clitoriano, mujeres que saben correrse con orgasmo vaginal…y lo mejor de todo, las que sabemos o hemos aprendido a tenerlos al mismo tiempo para saber qué es SEXO profundo.

¿Has escuchado alguna vez lo qué es el squirt? Es importante, los conocedores de esta faceta del porno pueden ya haberse puesto cachondos mientras se hacían pajas con mujeres disparando un líquido menos espeso al que ellos disparan. Cualquier pareja sexual de una mujer debería saber que puede encontrar con un squirt, esto no debe hacerle pensar ni de que se trata de orina (porque su origen está en la zona de la uretra) ni qué el contenido del mismo sea parecido al pis o a su propi semen ¡No! Deben sentirse afortunados de haber dado con una de las pocas mujeres que anatómicamente son capaces de correrse a otro nivel, nivel con el que muchísimos hombres disfrutan viendo porno de squirt y con el que pocos llegan a mojarse entero de la corrida de una mujer.

Squirt

6º tip: ¡Me corro! 

Ya está, está casi, tienes el pene tan duro que notas como tienes el calzoncillo empapado de pre-seminal, a ella la tienes a punto de caramelo y ya has aguantado suficiente, las venas te bombean tanto que no puedes ni pensar más en probar como esas contracciones de vagina te exprimen el semen para correrte dentro de ella…

¡Desátate! Sácatela y métesela hasta lo más hondo de ella, está tan mojada y tu tan duro que os recorrerá por el cuerpo el descontrol, fóllala fuerte, ya no es momento de delicadezas, se va a correr, que se corra, que lo haga, que te moje tanto que se funda con el semen que le vas a disparar en todo su interior.

 

Deja un comentario

*